La depresión del cine, según Martin Scorsese

En palabras textuales del maestro del cine norteamericano, Martin Scorsese, el cine en la actualidad está devaluado; ya nadie se sienta en una sala de cine a admirar lo que un autor quiere expresar con una secuencia de imágenes y sonidos, y todos quieren sólo divertimento al acudir a una película como vía alterna a la realidad. Entretenimiento, en sólo eso se ha reducido el cine en esta última década, prescindiendo así de todo el valor moral, artístico y espiritual que una película pueda tener.

Lejos hemos quedado de películas de la talla de Sacrificio de Tarkovsky o de Persona de Bergman, y eso lo demuestran los innumerables festivales cinematográficos que se celebran todos los años en todo el mundo y que hacen no más que acentuar esta depresión en la que hemos caído los cinéfilos. Películas torpes, torcidas, tontas y de calidad apenas superior al pésimo son las que en los festivales de cine se exponen, los cuales han tornado en antros donde se congrega toda la masa dilatada de cinéfilos esnobistas y algo hípster que sólo andan detrás de la fama y el caché que brinda el cine de culto. No queda más que decretar la muerte de los autores cinematográficos.

Los cineastas que hoy en día quedan no son más que maestros de un circo a las órdenes del esparcimiento del vulgo. La corrección política que inunda la modernidad también ha aportado su grano de arena en este desastre que el cine se ha vuelto; llevándose los máximos premios en las principales competiciones de cinematografía mundial. ¿Dónde quedaron las apetecibles películas ganadoras del Festival de Cannes, Festival de Berlín, Festival de Venecia o del Festival de Sitges? Ver películas en nuestros tiempos es declararle la guerra a muerte a nuestros ojos y a nuestros sentidos. Como lo destaca el cinéfilo Carlos, obrero en Desatascos, el cine de entretenimiento nunca debería exceder al verdadero y genuino cine.

¿Cómo es que una ciencia puede avanzar si ha olvidado sus bases? ¿Cómo, entonces, un arte como el cine puede avanzar si se ha olvidado de su pasado? No dejemos de recordar y ver el cine que dignifica nuestra existencia; el cine clásico, de culto y de autor, pues es la única forma de presentar resistencia a esta nueva ola que pretende ahogarnos a todos en las secas aguas del entretenimiento. Basta ya del dinero por un momento; hagamos películas sólo porque queremos hacerlas y verlas hechas; hagamos lo que del alma nos salga y, cual cauce roto, no podemos contener.

Pero no es sólo el cine, podemos trazar fácilmente una analogía con lo que sucede con la música, la literatura o la pintura, las cuales se han visto en esta última década enmarcadas en un grave cuadro de depresión, ocasionado posiblemente por la obcecación del humano del siglo XXI con la economía. El germen del capital y el bienestar económico ha empezado a surtir efecto y sus consecuencias más adversas las estamos empezando a notar en el detrimento de la calidad del arte.

Clásicos que no podemos dejar de ver

A través del tiempo se han transformado las formas de ver el cine, existió toda una época dorada, que se destacó por mostrar toda una serie de películas que marcaron un antes y después en el transcurrir del cine. En la actualidad podemos contar con grandes obras en solo dos colores y a full color que han logrado ser digitalizadas en la actualidad con el objeto de que nuevas generaciones disfruten de las funciones destacadas de los excelentes tiempos del cine.

De la mano de grandes actuaciones y grandes historias, son los grandes clásicos que enamoran e impactan. Se convirtieron en las cintas acompañantes de grandes instantes, que han permanecido desde el momento de su estreno hasta la actualidad en referentes culturales y tradiciones populares.

A continuación mencionaremos los mejores filmes que se han logrado ejecutar y que han marcado las dimensiones del cine, sus grandes procesos y transformaciones.

La época dorada del cine Americano

Películas como El Mago de Oz, Judy Garland interpretando a una adorable Dorothy, fue la primera adaptación al cine de esta maravillosa obra, considerada de gran valor no solo por la relevancia de su película sino por el tema que trata, es uno de los filmes más destacado difundidas para la humanidad y protegidas por las instituciones encargadas en este ámbito.

Otra cinta memorable y muy difícil de olvidar fue Lo que el viento se Llevó, una de los filmes clásicos con gran trama, también adaptación del libro que portaba el mismo nombre, para todo fanático del cine clásico esta es una de las cintas que es imperdible. Seguidamente encontraremos El Gran Dictador, una de los filmes del gran comediante y actor emblemático Charles Chaplin, tratándose de una burla directa al régimen nazi, convirtiéndose en un clásico de la sátira. La cinta Casablanca es uno de las cintas mejor elaborada, filme de drama ajustado a su época, logrando contener los mejores actores y actrices de su tiempo, una gran trama e historia que conmovió a toda una generación. En la actualidad es muy fácil encontrarla en formatos digitales.

La Edad Contemporánea del Cine

Para los años 50, el cine americano presento un filme llamado El Crepúsculo de los Dioses, contando con un excelente reparto, que cuenta el declive de las magnas historias de Hollywood. Entrando en el mundo de los musicales, Cantando bajo la lluvia, cuenta la vida de un hombre, figura del cine mudo percibe los cambios y transformaciones de la industria del cine pasando al cine sonoro y como en el proceso se cautiva y queda prendado y luego ser la mujer de su vida.

Ben Hur es toda una cinta épica de historia que vale la pena mirar, basada en una historia épica con grandes actuaciones y fácil de encontrar en la actualidad ya que cuenta con las versiones digitalizadas.

Grandes clásicos de la ciencia ficción

Una odisea en el espacio es uno de los grandiosos filmes que no se pueden dejar de ver, en donde la ciencia ficción es tratada como un tema bastante serio, y de entretenimiento para los más inteligentes. Trata los procesos evolutivos del ser humano y como se enfrentara en un futuro. Es una digna batalla entre la inteligencia artificial y el ser humano.

Y para finalizar, uno de los principales clásicos de toda la historia, El Padrino. Ajustada a la historia con el mismo nombre que catapulto a la fama a la mayoría de su reparto, es uno de los filmes de excelencia y preferido de mafiosos, es uno de los filmes más emblemáticos en su estilo, se ha posicionado como una de las más recordadas. Vale la pena echar un vistazo a estas grandes películas, solo mencionamos las que consideramos como las mejores.